La vida del Papa, secillez digna de imitarse.

22 02 2012

Libro autobiográfico "Mi Vida" de Joseph Ratzinger

Conforme se acerca el día para tener al Papa en suelo mexicano, me dí a la tarea de conocer a profundidad sobre su vida y enseñanza, y algo que sin duda me ayudó mucho en esta labor fué su libro autobiográfico, cuya edición en español se titula simple y sencillamente “Mi Vida”, y en ese tenor de sencillez que guarda el título, podrán descrubrirla reflejada también en la persona y narraciones de vida de nuestro Papa a través de cada uno de los capítulos, en los que además de describirnos las bases teológicas que cimentaron su pensamiento y por ende su Fe, también nos comparte recuerdos personales de inmensa alegría pero también de preocupación y tristeza que vivió a lado de su familia, a la que siempre se sintió fuertemente ligado.

Es decir, este libro no sólo me ayudó a descubrir al teólogo más destacado de los siglos XX y XXI que es Benedicto XVI, quien a su vez, por la riqueza de sus libros y publicaciones, es el católico más leído dentro de los círculos culturales laicos, también descubrí en nuestro Papa a una persona totalmente apegada a Dios, a su Familia, a su Iglesia, desde el comienzo mismo de su vida, y cómo él encuentra en muchos detalles que a simple vista son mínimos para el promedio de las personas, la riqueza de la vida misma, riqueza que fué capaz de encontrar ante episodios tan tristes como los años de la Segunda Guerra Mundial,  en los que tuvo que enfrentar el hecho de ser testigo presencial de la misma, siendo reclutado a la fuerza cuando se encontraba estudiando en el Seminario junto con su hermano mayor, y poniendo en riesgo su vida al momento de desertar del ejército, -haciendo la aclaración ante muchas afirmaciones falsas e irresponsables que lo vinculan con las juventudes hitlerianas- que nunca entró en combate y que ni él ni su familia simpatizaban con el nazismo, ya que constantemente tuvieron que cambiar su lugar de residencia, por motivos de trabajo de su Padre, un oficial de la policía casi en jubilación, y para escapar del acecho ideológico en el que los camisas pardas y demás simpatizantes nazis tenían al pueblo Alemán.

Me conmovió especialmente cuando al narrar el término de la guerra, el Papa se describe enloquecido de alegría con la idea de la libertad que era alcanzable para todos, pero especialmente para él, así como el clima de enorme esperanza e idealismo que imperaba en todos los que reingresaban al Seminario junto con él para continuar su formación sacerdotal, a pesar de haber perdido a muchos de sus compañeros de aula a causa de la guerra o la repatriación, de tener ante sí una nación bajo los escombros, prácticamente sin bibliotecas, y ante la necesidad de pedir prestados los materiales didácticos requeridos para desarrollar sus estudios.

Poster de la Visita del Papa a México

De carácter introvertido, profundamente estudioso, ávido por el aprendizaje y los conocimientos, y sobre todo de una Fe rica en amor a Dios y a la Iglesia, gracias a sus Padres, Benedicto XVI (por aquella época Joseph Ratzinger) nos enseña en las líneas finales de su autobiografía la belleza de consagrar una vida en el servicio en todo a Dios, con las dificultades que en muchas ocasiones representa llevar a cabo la misión encomendada por Él, sin embargo, el mismo dice presentarse asi ante Dios, como la bestia de carga a la que hace referencia San Agustín en alguno de sus versiculos, pero no por ello en un sentido despectivo o denostativo, sino con la certeza de que asi como la bestia de carga sirve de apoyo al campesino que labra los campos, tal cual nosotros en la medida de nuestra mansa disposición, habremos de serle de utilidad a Dios en el mejoramiento y edificación de su Iglesia, de la que también somos cuerpo.

Como conclusión, recomiendo ampliamente el libro para conocer en mayor grado la profunda personalidad de nuestro Papa y prestar mejores oídos a un mensaje que seguramente estará lleno de Esperanza y renovación Evangelizadora para México. Sigamos su ejemplo de vida Cristiana entregada a Cristo, pues él, nuestro Papa, es la roca en la que todos podemos encontrar apoyo y sobre todo, la Fe recia que se necesita para Evangelizar hoy en día.

Ing. Juan Ricardo Solís Mendoza

Presidente Nacional del Comité Millón por México.

Twitter: @rsolis83

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: