El “nuevo” PRI: Resbalones, preocupaciones y temores para México.

21 12 2011

Estas semanas recientes han captado la atención de la vida nacional en el aspecto político por el  arranque formal de los procesos de elección de los pre-candidatos que contenderán por la Presidencia de la República en el 2012. Fuimos testigos del proceso de selección de las llamadas “izquierdas” que decidió optar una vez más por un”redefinido y mejorado” Andrés Manuel López Obrador y la novedad de su “República Amorosa” en la que he mencionado que sigo creyendo que es más del mismo AMLO que vivimos y padecimos desde el 2006.

Lo que llamó mucho mi atención en estas semanas sin duda han sido las reacciones ante los “resbalones” y desatinadas intervenciones de Enrique Peña Nieto, a quien sin duda, el inicio del proceso electoral ha sido una prueba de fuego de la que no ha salido bien librado, nos han desilusionado sus recientes apariciónes, donde desde su desafortunado desempeño en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara se evidenció como una persona que a pesar de haber escrito un libro, no pudo ser capaz de citar 3 que marcaran su vocación y por ende sus aspiraciones a ser Presidente, y cuando lo hizo, fué en medio de una confusión de autores y empezó reconociendo que leyó (o más bien hojeó) La Biblia, que por definición sabemos que no es un libro, sino UN CONJUNTO de ellos.

Peña Nieto en la FIL de Guadalajara

Tras este traspié las burlas no se hicieron esperar y dieron origen a otra situación por demás preocupante, y que es que su propia hija compartiera para sus seguidores en Twitter un comentario clasista hecho por su novio donde hiciera célebre la palabra “prole”.

#SoyProle

Posteriormente, y por si no fuera suficiente se evidenció como alguien que no conoce el costo de los productos básicos, y en su defensa remató con la frase “No soy la señora de la casa”, lo que supuso una referencia machista, y una vez más clasista. El último resbalón difundido por las redes sociales se relaciona con una deficiencia en la lectura del idioma Inglés, (particularmente con su pronunciación) y que en resumen a muchos llevó a la conclusión de que en muy pocas semanas se diluyó esa aura de sabiduría, invencibilidad, y hasta cierto mesianismo también del candidato puntero todavía en las preferencias electorales, y en cambio se descubre ante nosotros un Enrique Peña Nieto inseguro ante entrevistas y situaciones en las que no hay atmósferas controladas o a modo, un Peña Nieto que escasamente lee, cuya familia piensa que sus opositores, y la gente que no podemos acceder a su “status quo” somos proles.

Hubo reacciones divididas dentro de los “intelectuales” en torno a esto: Por un lado Carlos Fuentes, uno de los autores a los que Peña Nieto confundió hablaba de su preocupación ante la incapacidad que su escaso acervo cultural nos traerá a todos como consecuencia, es decir, no lo concibe hablando de los temas fundamentales ante líderes mundiales, por otro lado Vargas Llosa también se ha pronunciado de lo desastroso que sería para México el regreso del PRI. Sin embargo también tenemos a sus defensores en los medios, a capa y espada argumentando que no es necesario leer para gobernar, y que el electorado escasamente centrará su atención en todo esto a la hora de votar. Apuestan a la desmemoria, olvidándose o queriendo ignorar el impacto actual de las redes sociales, que los medios tradicionales, aunque quisieran, no pueden controlar al 100%.

Sin embargo, a mí me preocupan otras cosas en torno a Peña Nieto: además de sus citados resbalones, me preocupa el fondo y los personajes que lo rodean, basta ver en los medios su registro como candidato, efectivamente me recordó al viejo PRI, que si bien es cierto vi en sus últimas etapas, me decepciona que se apueste por esa vieja fórmula del acarreo, las matracas, las despensas, los líderes sindicales y obreros “orientando” el voto de los agremiados, el dedazo y tantos etcéteras. Peor aún, lo que más me indigna y preocupa, que quienes lo rodean representan el mismo fondo de corrupción por el que hace casi una década decidimos sacarlos de la Presidencia. Vimos como lo respalda Arturo Montiel, de quien hay sospechas de enriquecimiento ilícito, Humberto Moreira, quien endeudó Coahuila a niveles de escándalo,  Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz con quien dias atrás trascendió en las noticias que Estados Unidos tiene pruebas de sus vínculos con la delincuencia organizada, y al ver que hoy este tipo de personajes impresentables a la sociedad lo saluden y le levanten la mano, me preocupa, pues quizá para el caso de Moreira y Herrera el PRI los premiará con alguna curul en las cámaras por sus “méritos bien merecidos”. Cierto, Peña Nieto no puede controlar cuantas situaciones se presentan en su partido, pero no puedo dejar de pensar que un Candidato no se representa del todo a si mismo al momento de competir, está representando también el sistema de valores, creencias e ideologías del partido que lo impulsa, y del conjunto de ciudadanos que simpatizan con él. Por ende, este PRI sigue siendo la misma presentación abominable que cimentó por generaciones tantos males para México, y al menos yo, no quiero que eso regrese para este país de nueva cuenta.

La pregunta que formulo, estimado lector, es: ¿Tienes esa misma percepción y preocupación?

Como conclusión, los invito, en medio del año que termina, a reflexionar en torno a lo que le queremos dar a México, si lo queremos sacar de la cultura de impunidad y corrupción que por generaciones sembraron en él, o hundirlo en esa misma cultura de manera inevitable, y ahora sí, Para siempre….

El año 2011 sigue “agonizando” al momento de redactar estas líneas, conforme se acercan las festividades navideñas y el ritmo rutinario de nuestras actividades comienza a perder aceleración dándonos el tiempo para reflexionar en torno a cuanto se logró y se quedó pendiente de todo lo que nos propusimos al inicio de este año como muchas personas, entre las que me incluyo, tradicionalmente lo hacemos. No me queda sino agradecerles el detalle de tomarse el tiempo de leer este blog que ha cumplido su primer año de existencia, y que está hecho para motivarnos a actuar, mejorar y dignificar el entorno social y político que constantemente interactúa con nuestra realidad y afecta nuestras vidas. Que pasen una Feliz Navidad. Les seguiré escribiendo, Dios Mediante, el año que entra.

Ing. Juan Ricardo Solís Mendoza.

Twitter: @rsolis83

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: