Tiempo de unidad.

30 08 2011

Aún muchos de nosotros estamos intentando asimilar la profunda tristeza e indignación que nos causó lo ocurrido la semana pasada en el Casino Royale de Monterrey, tanta alevosía, tanta carencia del más mínimo sentido de piedad por las personas, tantas preguntas y muy pocas respuestas. Los mexicanos estamos perdiendo la Paz, y hay que admitirlo: la aceptación cultural de males como la corrupción nos está cobrando una factura más cara de lo que pudimos imaginar alguna vez. Estamos viendo frente a frente las consecuencias de nuestra permisividad ante lo que está mal, poco a poco fuimos ampliando esa línea de tolerancia hasta toparnos con la realidad que hoy pareciera superarnos con creces.

Al momento de redactar estas líneas, ya hay capturados al menos 5 personas que han confesado haber tenido algo que ver con ese crimen, aunque no haya un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades que así nos lo haga saber, ellos se asumen como integrantes del grupo delictivo de los “zetas”. y hoy precisamente veo también circular con rapidez impresionante un video que llamó mi atención:

En dicho video, el autor (quizá la persona que grabó los hechos, o alguien ajeno a éste que saca sus conclusiones en torno a lo que se muestra) asume que la situación del Casino Royale es un montaje de parte del gobierno, para introducirnos a un “estado de sitio permanente”. Si no me cree, basta con leer la descripción del video con la que el autor nos explica el contexto de las cosas:

“Alerta, en México se esta preparando el escenario para imponer un estado de sitio, lo que usted está a punto de descubrir, si es que no lo sabe aún, es que el gobierno mexicano planea una serie de acciones radicales que ablandarán el terreno para la gran transición que planean para el 2012.”

Leer estas líneas fué lo que me motivó a expresar lo que estoy escribiendo en estos momentos, por respeto a las víctimas inocentes, y porque así como la opinión del autor del video es respetable, también es cierto que a mi no me gustaría que, siendo familiar doliente de alguna de las víctimas, se quisiera reducir la magnitud de la tragedia a la sola conclusión de que se trata de un maquiavélico montaje político de provecho electoral, equiparándolo con los atentados terroristas del 11 de Septiembre, en el que también hay personas que piensan que todo fué un montaje.

Estos días de duelo, pensé mucho en la solicitud de unidad nacional que el Presidente nos viene pidiendo hace tiempo ya, y definitivamente creo que es el tiempo de escuchar ese llamado, debe ser una unidad sin colores partidistas, los ciudadanos lo tenemos que entender así. Debemos hacer ver que estamos hartos de que se le dé un color partidista a las víctimas, o se les quiera conocer como “los muertos de la guerra fallida de Calderón” como la izquierda incansablemente los llama. Nadie, ninguna autoridad gubernamental o partido político nos traerá la receta adecuada para que mágicamente los criminales desistan de hacer sus fechorías y se enmienden, este problema que estamos viendo de frente, esta compleja ecuación de muchísimas variables, la tenemos que resolver TODOS, tenemos que saber detectar qué acciones debemos llevar a cabo como sociedad para recuperar NUESTRA paz y confianza, confianza en los demás, y en nosotros mismos.

Hoy como nunca antes en nuestra historia moderna, debemos vernos unos a otros y reconstruir un tejido social que si bien es cierto está debilitado, aún existe. No hay tiempo para rencores, no hay espacios para la discordia, esta tragedia nos debe ayudar a ser más solidarios, más justos, más empáticos con los demás. Debemos cuidar de todos. El Gobierno y los servidores públicos tienen su tarea, pero estará incompleta o no servirá de mucho, si nosotros de una vez por todas no nos decidimos a AYUDAR. Debemos ser exigentes si, pero también de vez en cuando, tender una mano de apoyo y un corazón dispuesto a Amar.

Eso creo yo, sería lo menos que pudiéramos hacer en honor de aquellos a quienes perdimos en el Casino Royale, intentar ser un país y una sociedad de la que ellos  soñaron alguna vez ser parte, porque en el fondo todos sabemos que algún día estaremos nuevamente en Paz. Si ayer eran días de duelo y tristeza. Hoy debe ser el tiempo de la unidad.

Juan Ricardo Solís Mendoza.

twitter: @rsolis83

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: