La Navidad: Restauradora del tejido social (Parte II)

20 12 2010
El Nacimiento de Cristo

El verdadero sentido de la Navidad

La Navidad y su enorme representatividad para el mundo Cristiano se fué permeando poco a poco en el resto de la sociedad, evoca Esperanza, evoca Paz y evoca algo muy importante y que nunca debemos dejar de buscar: evoca reconciliación y una oportunidad de renovarnos interiormente y ofrecer a los demás lo mejor que tenemos de nosotros mismos.

La Navidad es entonces, una magnífica oportunidad para recapitular las cosas que hicimos a lo largo del año, y corregir si algo hicimos mal, comenzar de nuevo e ir con renovados brios hacia aquellos aspectos que dejamos pendientes. La integración familiar cobra una importancia fundamental, pero debemos ser cuidadosos de no caer en la mercadotecnia y consumismo en la que han querido que gire esta celebración.

Más allá de pensar qué regalos comprar, qué platillo preparar para la cena, o la ropa que estrenaremos, revisemos los aspectos fundamentales que le dan sabor a la vida en familia, es decir, preguntarnos ¿He sabido amar a mi compañer@ de toda la vida? ¿He sido promotor de unión o de discordias? ¿Estuve para mi familia cuando me necesitó? ¿Sé hacia dónde van mis hijos, andan en buenos pasos? ¿Supe perdonar de corazón o admitir que me equivoqué? ¿Y si le hablo a mi hermano para arreglar ese conflicto que nos distanció?…

Ese es en el fondo uno de los verdaderos motivos para celebrar la Navidad, el perdón, la reconciliación y la esperanza de podernos renovar interiormente y tener Paz, lo necesitamos, México requiere que su célula más importante y fundamental, la Familia, se reconcilie consigo misma, y que la verdadera unión y el Amor sea lo que las cohesione, porque desafortunadamente, del otro lado de la moneda, están quienes experimentan sentimientos de soledad, y para quienes la Navidad no tiene sentido porque la vivieron como una fiesta de excesos, borracheras, discusiones, peleas, y la encuentran como motivo para caer en la depresión y la desesperanza, cosa que no debemos permitir.

La restauración del tejido social comienza en tanto seamos capaces de mostrar solidaridad para con los menos afortunados, de convivir adecuadamente entre nosotros anteponiendo el respeto a la Dignidad de la Persona, son valores que se aprenden precisamente en la Familia, ahi radica su compromiso de formar ciudadanos de bien para su país, y recuperar en las Familias el verdadero sentido de la Navidad ayudará a aminorar los efectos del actual clima de violencia que afecta nuestra tranquilidad. Tomará tiempo, pero nunca es tarde para darnos la oportunidad de cambiar las cosas para bien.

Finalmente quiero desear a quienes de buena voluntad leen este artículo y me retroalimentan,  una Feliz Navidad, que en sus familias encuentren ese regocijo y plenitud que el consumismo, la relativización y el hedonismo pretende sustituir o arrebatarlo de nuestros corazones, recordemos la sencillez, alegría y Amor con la que Jesús vino a este mundo a darle sentido a nuestras vidas. No escatimemos el afecto para nuestros seres queridos, y mostremos solidaridad y compasión para con los demás, hoy más que siempre es un gran momento para comenzar.

Ing. Juan Ricardo Solís Mendoza.

twitter: @rsolis83

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: